¿Puede Estados Unidos invadir a Venezuela en la actualidad?

Posted by

Opinión

Heriberto Tejada. Licenciado en Relaciones Internacionales con especialidad en DDHH y DIH.

En el año 2019, la oposición venezolana avanzó más que en la última década en su lucha por la toma del poder, tanto así, que logró que alrededor de 60 países reconocieran al diputado Juan Guaidó como presidente interino. Adicional a esto, el Estado venezolano ha recibido sanciones económicas por parte del gobierno de Estados Unidos y sanciones individuales a funcionarios del gobierno por parte de la Unión Europea, llevando al límite sus posibilidades de obtener recursos del extranjero para sustentar su régimen. No obstante, a estos avances, dentro de la oposición venezolana existen líderes solicitando una intervención militar por parte de EE.UU., restándole fuerza a la gestión del gobierno interino y desmotivando en gran medida a la población, que, hacia la presión interna, tan importante para movilizar la comunidad internacional.

Estas peticiones reflejan el deseo de muchos ciudadanos que entienden que esta puede ser la única solución para finalizar con el gobierno de Nicolas Maduro, esperanzados, en las afirmaciones del presidente de EE.UU. y otros funcionarios tanto civiles como militares de la posibilidad de una intervención armada. Si bien es cierto, que hubo manifestaciones públicas de aplicar el uso de la fuerza para derrocar a Maduro, en el mundo actual con esferas de poder multipolar, una acción armada de un Estado a otro requiere de la sincronización de 4 elementos fundamentales, que citamos según su prioridad, acorde con nuestro criterio:

  1. Poder Militar: de acuerdo con (Batista, 2019.), EE.UU. cuenta con la capacidad militar, posibilidad logística de movilización y despliegue de tropas, sin descuidar otras posiciones militares, además cuenta con bases alrededor del territorio venezolano, como son Curazao, Aruba, Puerto Rico y Colombia que facilitan el ataque y el abastecimiento de las tropas, el experto establece que dada la fuerza militar de Venezuela y el territorio, no sería una tarea fácil ni corta, en adicción llevaría el escenario de guerra a otras naciones como Colombia.
  2. Interés geoestratégico y/o geopolítico: Si bien es cierto la crisis económica, humanitaria, derechos humanos, migratoria, democrática que padece Venezuela, son los motivos por la cual se ha generado la iniciativa de la mayoría de países del continente y la Unión Europea para un cambio de gobierno, no podemos olvidar que para una intervención militar debe haber un interés para la nación ocupante. Venezuela posee bastante petróleo, pero, EE.UU. tendría que evaluar, si su valor actual representa el costo en vidas y recursos que conlleva una intervención militar, o sería más beneficioso seguir con su abastecimiento desde sus aliados de medio oriente, que hacer una guerra convencional contra Venezuela, más las fisuras y posibles escaladas de tensión militar con Rusia, China, Irán y posiblemente Turquía principal beneficiario del oro de Venezuela. De igual modo la crisis económica, y de salud que deja el COVID 19, más las escaladas de disturbios producidos en EE.UU., son motivos de preocupación de los cuales el gobierno de Trump o Biden, quien quiera que resulte elegido, debe de atender, antes de lanzarse a una travesía de una nueva intervención militar.
  3. Acorde con el Derecho Internacional: la situación actual de Venezuela no representa un motivo para una invasión legal desde el punto de vista del Derecho Internacional, el cual prohíbe el uso de la fuerza para la solución de conflictos a menos que sea una de las excepciones, entre las que podemos citar: Legitima defensa y Amenaza a la Seguridad colectiva, que contempla la carta de las naciones unidas y para esto debería contar con la aprobación del consejo de seguridad (Hernandez, 2006) donde China y Rusia aliados de Maduro tienen derecho a vetar cualquier decisión de usar la acción militar contra Venezuela. No es menos cierto que el año 2002 EE.UU. se saltó todas las normas jurídicas internacionales e invadió a Iraq, a pesar de la no aprobación del Consejo de Seguridad de la ONU.
  4. Apoyo de la Comunidad Internacional: La comunidad internacional en especial los países de América, representados en la OEA, el Grupo de Lima, y los países de la Unión Europea, han apoyado un cambio de gobierno y reconocen a Guaidó como presidente, por el contrario, no apoyan la idea de una intervención militar, de la misma forma el Consejo de Seguridad de la ONU abogo por una solución pacífica al conflicto.

Lo que deja solo a EE.UU. con la responsabilidad de los resultados de una acción militar, la percepción de no respetar las normas internacionales y no acatar las recomendaciones de los aliados. A pesar de todo EE.UU. es la principal fuerza militar del mundo, resulta difícil predecir si se lanzará en esta aventura de alto riesgo, por las vidas, costos y conflictos que podría generar con oponentes de tal calibre como China, Rusia, Irán y posiblemente Turquía, con el petróleo relativamente bajo y un suministro estable desde medio oriente. En suma la crisis que ha generado el COVID-19, parece no favorecer una opción militar por parte de EE.UU en el corto plazo.

*La opinión expresada en este documento es responsabilidad exclusiva del autor.

One comment

Deja un comentario