Diplomacia Pública de México y Perú

Posted by

Qué papel desempeña la diplomacia pública en la diplomacia moderna y cuáles son los principales desafíos

En el mundo de hoy la información está disponible al alcance de todos. En esta nueva realidad, la diplomacia pública es una de las herramientas más importantes que un país debe utilizar para promover sus intereses. Diplomacia pública según Batora (2005) “es el desarrollo y mantenimiento del poder blando de persuasión y atracción de un país” Otra definición proviene del  concepto acuñado por Edmund Gullion: “La diplomacia pública … la influencia de las actitudes públicas en la formación y ejecución de políticas exteriores. Abarca dimensiones de las relaciones internacionales más allá de la diplomacia tradicional. (Cull; 2009)

Así que la diplomacia pública es una forma de proyectar al mundo una imagen de un país fuera de sus fronteras y más allá de los métodos tradicionales de diplomacia. Es una  estrategia para generar una percepción positiva al mundo, anclada en la realidad. La diplomacia pública puede provenir de los gobiernos como herramienta de sus esfuerzos diplomáticos, pero también va más allá del trabajo diplomático tradicional y se basa en el talento de los creadores y las empresas para generar la percepción deseada por el país.

Desafíos

La diplomacia pública en la era digital tiene sus retos. Uno de los mayores desafíos en la diplomacia pública es llegar con el mensaje adecuado para el público adecuado a través de la plataforma correcta. Las redes sociales son una de las herramientas más importantes expresadas por Bloodgood y Masson (2018) que sostienen que “los gobiernos han estado utilizando las redes sociales no sólo para fines domésticos, sino como una extensión de las relaciones internacionales”. Un desafío importante al utilizar las redes sociales como una herramienta de la diplomacia pública es cómo mantener la información control de la información privada. En tercer lugar, en redes sociales, el público no es un receptor pasivo de los mensajes del gobierno. Es más importante ver la diplomacia pública en redes sociales como una conversación y parte de una experiencia. Los usuarios responden positiva o negativamente a cualquier mensaje e incluso pueden impulsar los temas de discusión y establecer la agenda que podría ser diferente a las prioridades  del  gobierno.

Estudios de Caso

El origen, alcance y objetivos  de los ejemplos de México y Perú son diferentes. Mientras que en el caso de México el origen de los esfuerzos de Diplomacia Pública se anclan en la la protección del Tratado de Libre Comercio de América del Norte que fue  socavado  por los Estados Unidos después de la elección de Donald Trump. Es decir, son esfuerzos ad hoc, y se centran en los Estados Unidos  (aunque en una amplia variedad de grupos de influencia dentro de los Estados Unidos) y el objetivo es de alcance limitado; asegurar la supervivencia del TLCAN. En contraste es  el caso del Perú  y  la implementación de un plan a largo plazo para reposicionar la imagen del Perú en el mundo es un plan deliberado y de más largo aliento. La  campaña  es el resultado de  una cuidadosa planificación estratégica  e investigación. El público objetivo es más amplio  (más allá del mercado estadounidense), y los objetivos son más difíciles de fijar ya que no hay un evento único  que  defina  el éxito de la  campaña.

México

Una estrategia de diplomacia pública en curso seguida por México (y Canadá) tiene como objetivo aumentar el costo político para que la administración Trump abandonara el TLCAN. Aparte de los esfuerzos directos para trabajar con la administración, el  gobierno mexicano  asumió que era una necesario involucrar con todo tipo de actores que podrían aumentar la presión interna para el Presidente Trump. Buscaban aumentar los costos de una salida, y permitir que el resultado se vendiera como una promesa de campaña cumplida. La estrategia de alcance incluía contactos entre los poderes ejecutivos,  así como con el poder legislativo. Además,  consistió en un acercamiento constante con los gobiernos estatales, los gobiernos locales, las comunidades empresariales y todos los que estuvieran en el círculo cercano del presidente Trump.

México exhortó a todas las empresas  que se benefician del TLCAN y a los individuos que se benefician de tener una relación positiva con México que presionaran a la administración para llegar a un acuerdo. Innumerables presentaciones públicas, mesas redondas  y  visitas a instituciones educativas han sido los pilares de esta estrategia. Los  esfuerzos de la diplomacia pública también han sido parte de las negociaciones comerciales privadas. Cuando los negociadores de México mencionaban explícitamente las líneas rojas en público, daban una señal a los negociadores del lado opuesto sobre qué propuestas son viables y cuáles no.

Actualmente, el tono del discurso de la administración Trump, es otro hacia México. Pasó de llamar al TLCAN el peor acuerdo de la historia, a adoptar el TMEC e incluir imágenes de la visita del Presidente López Obrador en sus mensajes de la campaña por la reelección. Esto ha ocurrido en paralelo y en cumplimiento de los esfuerzos diplomáticos tradicionales y los mecanismos diplomáticos establecidos con los que se avanza la relación bilateral. 

Twitter, las redes sociales de elección para el presidente Trump, ha sido el escenario de esfuerzos coordinados para demostrar la importancia del TLCAN. El hashtag #NAFTAworks ha sido utilizado por muchas organizaciones para mostrar su apoyo al pacto norteamericano. Una cosa que podría ser particularmente efectiva para promover el interés de México con la administración Trump es obtener una mejor cobertura de Fox News. Se podría buscar a un comentarista que proporcione el punto de vista de México de manera regular en los diferentes segmentos de debate en esta televisora. Las cosas difícilmente podrían empeorar y al menos se conseguiría algún matiz en este medio de comunicación. Esta y otras acciones deben ser incorporadas a los esfuerzos de Diplomacia Pública para mejorar la imagen de México y los mexicanos en los Estados Unidos. 

Perú

El ejemplo de Perú permite vislumbrar una estrategia de diplomacia pública que ha sido sostenida y exitosa en la transformación de la imagen de este país sudamericano en todo el mundo. En 2006, los Ministerios de Comercio y la Comisión para promover las exportaciones y el turismo de Perú, se reunieron para crear la estrategia de marca de país que finalmente se puso en marcha en 2011. El concepto de valor de la diplomacia pública del Perú es mostrar vínculos entre el pasado y la modernidad; tradición con la innovación.  La estrategia ha sido enfocarse en promover la importancia de la gastronomía para Perú como fuente de unidad y como proyección para el futuro. La estrategia ha dado sus frutos y ahora Perú es conocido como el paraíso de los foodies. Han capitalizado su ahora reconocida cocina promoviendo franquicias de comida peruana en todo el mundo.

Uno de los ejercicios más significativos de la estrategia de Diplomacia Pública del Perú son sus conexiones con la pequeña comunidad llamada Perú en el estado de Nebraska, cerca de la frontera con Misuri en los Estados Unidos. La población de Perú, Nebraska tiene una población de sólo 865 personas, pero ha sido visitada por grandes delegaciones e importantes iconos de la cultura peruana para generar una campaña que fue premiada por el Festival de Cannes por su originalidad.

Perú es también un país de inmigrantes. Los elementos asiáticos, europeos e indígenas se han incorporado para crear la cultura gastronómica del Perú. La gastronomía y las tradiciones que provienen de estas tres fuentes son vistos como una ventaja para sus esfuerzos de diplomacia pública.

Es importante mencionar que la mejora de la imagen del Perú no sólo se basa en su estrategia culinaria, sino que ha experimentado una fenomenal expansión económica durante los últimos veinte años;  aumentando su PIB de 15 mil millones de dólares en 1988 a 192 mil millones de dólares para 2015 según datos del Banco Mundial. También tenía algunos activos únicos para hacer su imagen atractiva para el mundo que incluyen la cultura inca pre-columbina y los sitios arqueológicos de Machu Pichu.

Se reconoce que un esfuerzo concertado de diplomacia pública puede ser eficaz; tanto en el caso de México como en el caso del Perú. Bloodgood y Masson (2018) se refieren a la importancia de la diplomacia pública en la propia imagen del país. Un video o campaña conmovedor que abarque los mejores elementos que un país quiere proyectar en el extranjero puede tener un efecto poderoso dentro del mismo país; generando sentimientos de pertenencia, orgullo y unidad.

*Batora, J. (2005). Diplomacia pública en los Pequeños y Medianos Estados: Noruega y Canadá. Instituto Neatherlands de Relaciones Internacionales, 3.

*Cull, N. (2012). Diplomacia pública antes de Gillion. En N. E. Taylor, Routledge Handbook of Public Diplomacy. Universidad del Sur de California.

Deja un comentario