Venezuela: ¿Atrapados sin salida?

Posted by

Por: Dr. Juan Cruz Tisera

Rechazar la negociación e imponer la Constituyente ha llevado al oficialismo y a la oposición a un callejón sin salida, a esto que propongo como interrogante: ¿Atrapados sin salida?

Artículo de opinión 


La instalación de la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela, pretendió instaurar una nueva Constitución acorde a un manual para el ejercicio legal de la represión. De esta manera, la revolución bolivariana que tantos sueños creo, tan sólo es una ficción narrativa, un relato que cada vez se cuenta peor y resulta más inverosímil. Con el simple recuerdo de esa revolución el gobierno y la oposición se encuentran en una vía que los lleva inevitablemente al título que propongo en ante breve análisis: ¿Atrapados sin salida?


No hay forma alguna de que el oficialismo y la oposición esgriman testimonios más o menos coherentes y que puedan ser creíbles. En este sentido, desde el oficialismo, la ex canciller y actual presidenta de la Asamblea Constituyente Delcy Rodríguez sostuvo “¿Juran ustedes defendernos de las agresiones imperialistas de la derecha traidora?” Cuando Rodríguez sentenció que la Constituyente llegó “para hacer justicia”, es imposible no traer a la memoria todas las imágenes de la represión salvaje que los militares han ejercido sobre los ciudadanos durante los últimos años…Ya es evidente que, para “los hijos de Chávez”, la ideología no es más que una puesta en escena. Ni son revolucionarios, ni son demócratas, ni siquiera son de izquierda. El oficialismo no solo se ha quedado sin pueblo. También se quedó sin discurso. Ahora, desde la oposición, Capriles sostuvo que la constituyente venezolana “será usada para cortar cabezas”, sosteniendo que no existe por parte de él ninguna posibilidad de diálogo con el oficialismo. Aquí observo cómo la oposición, desde la denominada Mesa de Unidad, se ha transformado en un conjunto de partidos con visiones que comienzan a radicalizarse, acotando su margen de maniobra.


Creo que en este contexto la figura de Chávez ha pasado a ser ahora un personaje secundario. El intento de crear un suceso simbólico, y trayendo de vuelta su retrato al edificio del Parlamento tampoco tuvo impacto, resonancia. En los últimos años, Chávez ha ido perdiendo presencia y fuerza en la retórica del oficialismo, pero también en la oposición. Tan sólo es una cara en sus remeras y, al parecer cada vez menos eficaz. La desideologización del oficialismo es una de las consecuencias más palpables de todo este proceso. Tanto nacional como internacionalmente, se asume que, ahora el chavismo es, en esencia, una corporación mafiosa a la que le faltan ideas y le sobran armas. Y por el otro lado, un eslogan cada vez menos eficaz que termina hartando a un pueblo que ya no encuentra una salida por medio de sus instituciones.


La nueva Asamblea no existe para resolver los problemas de Venezuela sino los problemas del partido y para la oposición se presenta para resolver los problemas de la Mesa de Unidad. Para la mayoría de los venezolanos, el día a día cada vez es peor.
Como sostuvo el escritor venezolano Alberto Barrera Tyszka “es verdad que la mayoría de la población vive ahora con una gran sensación de derrota. Es verdad que, nuevamente, la dirigencia de la oposición está obligada a reinventarse, a buscar y proponer nuevas formas de resistencia y de lucha en contra de una dictadura no convencional; pero también es cierto que el oficialismo tiene por delante un panorama muy incierto y complicado. Sus líderes no tienen popularidad, su discurso político está totalmente devaluado, su vínculo con Chávez se desvanece cada día más; han sacrificado las instituciones y la credibilidad del sistema, han perdido legitimidad internacional…y siguen enfrentados al mismo país, un país que no los quiere, que no les cree”.


Rechazar la negociación e imponer la Constituyente ha llevado al oficialismo y a la oposición a un callejón sin salida, a esto que propongo como interrogante: ¿Atrapados sin salida? El gran enemigo sigue siendo uno sólo: la realidad. Frente a ella, la Constituyente no hará ningún milagro y su mera oposición tampoco.


El conflicto sigue ahí, en los venezolanos, en las ansias de cambio. La violencia estructural no es una salida. Es un suicidio político para ambos sectores.

*La opinión expresada en este documento es responsabilidad exclusiva del autor.

Biografía: Doctor en Relaciones Internacionales por la Universidad del Salvador. Es investigador principal del Instituto de Investigaciones en Ciencias Sociales (IDICSO-USAL). Es becario doctoral del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) y docente de grado y posgrado en la Universidad del Salvador.

Redes sociales: Twitter @juancruztisera
Instagram juan.cruz.tisera

Deja un comentario