Bolivia en medio de una elección crucial

Posted by

Siete millones de bolivianos van a las urnas el día de hoy para elegir su nuevo presidente. La elección es importante ya que es la primera elección tras la deposición de Evo Morales y un interinato de cerca de un año de Jeanine Añez.

Bolivia entró en crisis en octubre pasado luego de que el presidente Evo Morales declarara la victoria en las disputadas elecciones que le hubieran otorgado un cuarto mandato, lo que provocó protestas masivas. Decenas de personas murieron y cientos resultaron heridas, en medio de informes de violaciones y abusos generalizados de los derechos humanos. Posteriormente, Morales renunció presionado por el ejército y abandonó el país.

Las campañas electorales han sido muy ríspidas y no es fácil adelantar un ganador. En algún momento la presidenta interina Jeanine Añez quiso participar, pero retiró su candidatura eventualmente. El resultado de las elecciones definirá el futuro de la nación andína que se ha visto fuertemente convulsa en los últimos meses y se definirá entre una colación de derecha y el antiguo partido de Evo Morales.

Evo Morales declaró el domingo que su prioridad es que se reestablezca la democracia. Pidió a sus seguidores no caer en provocaciones y recordar que la violencia sólo genera más violencia.

El izquierdista Luis Arce, aliado del líder indigenista Evo Morales, llega con una estrecha ventaja en los sondeos sobre Carlos Mesa, un expresidente vinculado a la derecha boliviana que en los últimos años se inclinó hacia el centro político para ganar más respaldo.

El secretario general de la ONU, António Guterres, instó a los actores políticos y sociales del país, así como a las instituciones estatales, a comprometerse con la celebración de elecciones pacíficas. Alentó a todos los actores a respetar el proceso electoral, en particular los resultados finales de la votación.

“Reafirma su apoyo a la aspiración de los bolivianos de realizar elecciones transparentes, creíbles, participativas e inclusivas en un marco de pleno respeto a los derechos civiles y políticos”.

Antonio Guterres, Secretario General de la ONU

Una oportunidad para desactivar la polarización extrema en Bolivia

En una declaración separada, Michelle Bachelet, Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos Rights, instó a todos los bolivianos a utilizar las urnas como una oportunidad para “desactivar la polarización extrema” que asola al país latinoamericano durante los últimos años. “Todos deberían poder ejercer el derecho a votar en paz, sin intimidación ni violencia”, dijo. “Estas elecciones representan una oportunidad para avanzar realmente en los frentes social y económico, y para desactivar la polarización extrema que ha estado plagando a Bolivia durante los últimos años”.

La Jefa de Derechos Humanos de la ONU, Michele Bachelet insta a las autoridades, actores políticos y otros a abstenerse de cualquier acción que pueda socavar la conducción pacífica de las elecciones generales que se llevarán a cabo el domingo.

A la luz de la crisis política y de derechos humanos desatada durante el anterior proceso de elecciones nacionales hace un año, la Sra. Bachelet expresó su esperanza de que las elecciones del domingo se realicen de manera tranquila, participativa e inclusiva, que garantice el respeto de los derechos humanos de todos.

La Alta Comisionada también expresó su gran preocupación por el lenguaje incendiario y las amenazas de algunos actores políticos en las últimas semanas, así como por el creciente número de ataques físicos que se han estado produciendo. Es esencial que todas las partes eviten nuevos actos de violencia que puedan provocar una confrontación. Nadie quiere ver una repetición de los eventos del año pasado, que llevaron a extensas violaciones y abusos de los derechos humanos, incluyendo al menos 30 personas muertas y más de 800 heridas, y en última instancia, que todos salieron perdiendo.

La oficina de derechos humanos de la ONU (ACNUDH) envió una misión a Bolivia en noviembre de 2019. La misión permanece en el país para monitorear e informar sobre cualquier violación y abuso de derechos humanos, incluso en el contexto de las elecciones.

Aquí están los perfiles de los candidatos principales:

LUIS ARCE

El candidato presidencial Luis Arce del partido Movimiento al Socialismo (MAS) habla durante un mitin de clausura antes de las elecciones presidenciales bolivianas, en El Alto, en las afueras de La Paz, Bolivia, 14 octubre 2020. REUTERS/David Mercado

Fue ministro de Economía durante 12 años en el Gobierno de Evo Morales (2006-2019) y su destacado trabajo lo llevó a ser considerado por algunos como el padre del llamado “milagro económico” boliviano.

El país mediterráneo creció a un ritmo anual de 4,6% de la mano de Arce, que promovió la nacionalización de empresas estratégicas, la inversión pública y las políticas redistributivas para hacer de la demanda interna un motor de crecimiento económico, además de los proyectos de industrialización de recursos naturales.

Arce, de 57 años, sostiene que el Movimiento al Socialismo (MAS) es el único partido que puede garantizar la paz social, reconstruir la economía boliviana y superar la crisis política que dejó la renuncia del expresidente Morales a finales de 2019, tras las fallidas elecciones presidenciales.

El candidato del MAS ha dicho que si llega a la presidencia retomará los planes de industrialización del gas natural y de los grandes yacimientos de litio, la generación de energía para la exportación y otros proyectos que buscan la diversificación productiva del país.

Arce, que teme un fraude en su contra, destacó que busca buenas relaciones con todos los países en base al “respeto mutuo”, incluido Estados Unidos.

Además, se mostró en contra de la producción ilegal de hoja de coca y del narcotráfico.

Respecto de Morales, actualmente asilado en Argentina y con denuncias pendientes ante la Justicia, Arce señaló que el exmandatario debe resolver los casos antes de considerar una posible participación en un eventual Gobierno del MAS.

CARLOS MESA

Carlos Mesa, expresidente y actual candidato presidencial del partido Comunidad Ciudadana (CC), se dirige a los simpatizantes durante el mitin de clausura de la campaña antes de las elecciones generales del 18 de octubre, en Santa Cruz, Bolivia, 13 octubre 2020. REUTERS/Juan Pablo Roca

El destacado escritor, historiador y periodista quiere una segunda oportunidad para dirigir al país. Fue presidente de Bolivia entre octubre de 2003 y junio de 2005, un período de convulsiones sociales que lo obligaron a renunciar tal como su antecesor, el derechista Gonzalo Sánchez de Lozada.

El actual candidato de la alianza Comunidad Ciudadana (CC) carece de un partido propio y, por ello, promovió la articulación de organizaciones políticas y colectivos ciudadanos para presentarse en los comicios.

Mesa asegura que no es neoliberal y que no pretende la privatización de empresas públicas, pero muchos bolivianos siguen sin perdonarle su antigua relación política con Sánchez de Lozada, que hace 17 años huyó a Estados Unidos para no enfrentar un proceso por la muerte de más de 60 personas en una represión militar.

Sus adversarios políticos critican que el expresidente tiene una personalidad dubitativa que podría perjudicar al desarrollo del país; sin embargo, Mesa sostiene que los 14 años del MAS fueron de “despilfarro” y dejaron tres crisis: de salud, de economía y de corrupción.

Mesa proyecta convertir a Bolivia en un productor competitivo en los sectores de gas, minería y principalmente de litio. También plantea un debate sobre el uso de los cultivos transgénicos en la agroindustria.

El candidato de la CC pretende conformar una coalición de Gobierno para obtener mayoría parlamentaria y garantizar las transformaciones que sean necesarias en el Estado.

Aunque afirmó que enfrentará al narcotráfico, Mesa dijo que no perseguirá a los productores de la hoja de coca que milenariamente se ha usado por sus beneficios nutricionales y medicinales.

Con información de REUTERS

Índice de publicaciones

Deja un comentario