Desaciertos del COVID, hacia el 2028.

Por Junior Perez

Es evidente que la República Popular China superará a la economía de los Estados Unidos para convertirse en la mayor economía del mundo, mucho antes de lo previsto todo esto debido al contraste de la recuperación de los dos países de la pandemia del coronavirus.

Durante el transcurso del año, uno de los temas que más han predominado en la palestra global ha sido la lucha económica u o hegemónica entre Estados Unidos y China, donde ha estado marcada por una especie de “Guerra Comercial”, el cual se destaca el debilitamiento del gigante norteamericano frente al gigante asiático. El desenlace que vienen afrontando las potencias emergentes y el surgimiento de nuevos actores globales es evidente que los cambios serán rotundos mucho antes de lo pautado en la agenda China 2030.

Todo se termina proyectando que la República Popular China, parece encaminarse a crecer aproximadamente un 5.7% anual entre 2021-2025 todo esto antes de desacelerarse al 4.5% anual entre 2026 y 2030. Los Estados Unidos con la llegada del partido demócrata al despacho oval, se verá obligado a tener una mirada distinta al nuevo escenario global, principalmente para la región latinoamericana donde para muchos países es el principal socio comercial., si bien es probable que el gigante norteamericano va a tener un repunte posterior a la pandemia en 2021, su crecimiento se desacelerará al 1.9% anual entre los años 2022-2024.

Es importante destacar que no solo existen estas dos naciones en la disputa del control hegemónico, sino que también hay varios actores globales donde también entran en el escenario países que se perfilan como potencias emergentes ellos son India, Brasil entre otros, donde además surgen viejos actores como Japón, que pese a que no ocupa una posición transversal en la lucha por el dominio hegemónico la nación Nipona seguirá siendo la tercera economía más grande del mundo en términos de dólares, pero todo esto apunta a que en el año 2030 será superada por India.

Por otra parte, Brasil en la gestión Bolsonaro-Mourao trata de tomar incidencia en seguir siendo un posible actor clave, donde esto destaca las buenas relaciones que tiene con los Estados Unidos y con la gestión Trump-Pence, por lo que desde su discurso en campaña había dado indicios de una ideología diferente a la de su principal socio comercial que es la República Argentina, quien está sumido en una proyección de poco crecimiento durante los últimos 9 años. El gigante suramericano no sólo goza de una estrecha relación con la nación del norte, sino que también juega un papel importante por ser parte del Mercosur y además del plan de cooperación Sur-Sur mediante los BRICS, el cual integran Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica.

En conclusión, es evidente que el crecimiento económico para los años venideros estará marcado por diversos acontecimientos, en primer plano por el desarrollo de la industria farmacéutica siendo en este caso la lucha contra el Nuevo COV-SARS-2 el cual proyecta que vino para quedarse, y en segundo plano: ¿Quién será el principal otorgador de créditos a nivel global? ,  nada más y nada menos queda evidenciado que el principal ganador de esta lucha por el control hegemónico, será la República Popular China, de donde hasta los Estados Unidos, tendrá que acudir a ellos para que estos puedan inyectar capitales en el desarrollo de su economía.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s