OMC vs Acuerdos Regionales

Dada la crisis que experimenta la OMC como foro de negociación, la fórmula alternativa para alcanzar la liberación comercial parece ser la de los acuerdos comerciales plurilaterales y en especial los mega regionales. 

La Asociación Transpacífica (TPP) y la Asociación Económica Integral Regional (RCEP) son los últimos ejemplos de los acuerdos mega regionales de última generación que han permitido avanzar a economías continuar con la liberalización del comercio ante la falta de acuerdos en la OMC. ¿Por qué los países han optado por estos acuerdos mega regionales? ¿Qué ventajas y desventajas tienen sobre mecanismos universales y multilaterales cómo la OMC?

La OMC no ha podido continuar avanzando en la modernización de las reglas multilaterales del comercio desde 1995 ya que muchos países han obstaculizado la evolución. Esto ha abierto las puertas al avance de bloques comerciales entre países que tienen intereses comunes. Estos mecanismos ya permiten continuar ampliando las disciplinas comerciales que aplican para países que sí están interesados en seguir abriendo el comercio sin los juegos y obstáculos que han insistido en aplicar algunos países como India o Brasil. Sin embargo, por ser acuerdos limitados, por su naturaleza son también discriminatorios a los países no miembros.  

El colapso del mecanismo de solución de controversias también da pie a que sigan floreciendo los acuerdos mega regionales ya que dentro de estos acuerdos se establecen distintos mecanismos para solucionar controversias.

La OMC también se ha visto involucrada en la confrontación estratégica entre Estados Unidos y China, lo que hace que cada propuesta adquiera una dimensión política. Aun cuando haya consideraciones políticas en los acuerdos regionales, no se han visto como rehenes de una lucha geopolítica.

Las empresas involucradas en cadenas de suministro globales desean producir bienes que puedan ser certificados para múltiples jurisdicciones; por lo tanto, han empujado a los gobiernos a mejorar los estándares regulatorios y las barreras no arancelarias.

Sin embargo, los acuerdos regionales aun dependen del buen funcionamiento de la OMC, en ocasiones los mecanismos de resolución de disputas en los acuerdos no son suficientes y los casos debían llegar a la OMC, por lo que debemos seguir trabajando para resolver la crisis actual de la organización.   

Las negociaciones sobre Internet y el comercio electrónico, la privacidad de los datos del consumidor y nuevos problemas relacionados con los derechos de propiedad intelectual han avanzado más en los acuerdos regionales, incluso en la OCDE, pero deberán trasladarse eventualmente a la OMC.

El futuro del comercio internacional debe facilitar un marco que incorpore de manera más uniforme los acuerdos regionales al sistema multilateral. Las economías tienen el interés de negociar nuevas disciplinas y mecanismos funcionales de solución de controversias. No pueden verse secuestradas por economías que no tienen interés de avanzar, pero es importante que los avances se vean reflejados de alguna forma en las reglas multilaterales.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s