El Conflicto del Río Masacre y los Tratados Aranjuez y Fronterizo.

Las relaciones bilaterales entre la República Dominicana y la República de Haití en los últimos días se han tornado muy complejas, producto de la problemática por la construcción de un canal para el desvío de las Aguas del Río Masacre hacia el territorio haitiano.

Para comprender un poco la raíz del conflicto, debemos de remontar la historia al contexto de los Tratados de Ryswick 1697 y Aranjuez de 1777, firmado entre los Reinos de España y Francia, en esa época se discutían la delimitación y división de la Isla de Santo Domingo, donde se señalaron los límites de cada demarcación, donde los franceses ya habían violado aquel tratado, dado que empezaban a hacer los asentamientos en la parte Española lo cual era de carácter ilegal.

Sin embargo, España se vio obligada a recurrir a una comisión de topógrafos, los cuales plasmaron correctamente la división de ambos territorios creando varias pirámides que se visualizaban como indicadores, usando el Río Dajabón o comúnmente llamado Masacre, este tratado fue firmado en la ciudad de Aranjuez el 3 de junio de 1777, por lo que se usó un mapa cartográfico para tales fines.

Cabe resaltar que el Río Masacre nace en la zona de Loma de Cabrera en la montaña denominada Pico del Gallo y desemboca en la bahía de Manzanillo, por lo tanto, pertenece a la cuenca hidrográfica del Atlántico.  Por lo que, si la República de Haití hace una desviación para el disfrute de las aguas de este río, estaría violando no solo los tratados de Aranjuez de 1777 y además el Tratado Fronterizo de 1929 el cual establece que existe la prohibición de desvío el caudal del río Masacre, esto además estaría incidiendo en la soberanía de la República Dominicana, por las limitaciones establecidas en ambos tratados, además se violarían los puntos referenciales de las aguas de esa importante afluente.  

Es preciso comprender que para una correcta solución a esta problemática existen los mecanismos de la diplomacia y sobre todo la adaptación de ésta a los nuevos cambios que afrontan los diversos contextos geopolíticos e internacionales en miras de poder resolver este tipo de conflictos y no forzar al rompimiento de las relaciones bilaterales de ambos estados.

El principio de soberanía de un estado en el ámbito diplomático debe de ser respetado y a su vez los límites de los tratados firmados aún por más antigüedad que tengan los mismos.  La República Dominicana a través de su Ministerio de Relaciones Exteriores, debería convocar los diversos actores sociales y con conocimiento en la rama de la diplomacia, historia y cartografía, para así en una mesa de diálogo cordial y técnico se pueda llegar a aclarar la problemática en cuestión, esta propuesta o sugerencia ayudaría a las autoridades diplomáticas a concretar una mejor salida a la solución a este problema.

Esto dejaría entrever que la República Dominicana se acoge a los planteos y sugerencias de los actores sociales de la nación, dado que estos grupos influyentes y como actores de la participación ciudadana merecen aportar sus experticias en la rama y sobre todo el conocimiento, dado que esto no es una problemática de Ministros de Relaciones Exteriores u o de Presidentes de ambas naciones, sino que es una problemática de todos los ciudadanos.

Por: Junior Pérez.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s