De la guerra fría a la paz caliente

Soldados Ucranianos – fuente CNN

Con la invasión rusa de Ucrania, estamos entrando en una nueva fase de guerra y política global. Aparte de un mayor riesgo de catástrofe nuclear, ya estamos en una tormenta perfecta de crisis globales que se refuerzan mutuamente: la pandemia, el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la escasez de alimentos y agua. La situación exhibe una locura básica: en un momento en que la supervivencia misma de la humanidad está en peligro por factores ecológicos (y otros), y cuando abordar esas amenazas debe priorizarse sobre todo lo demás, nuestra preocupación principal ha cambiado repentinamente, nuevamente, a una nueva crisis política. Justo cuando la cooperación global es más necesaria que nunca, el “choque de civilizaciones” regresa con una venganza.

¿Por qué sucede esto? Como suele ser el caso, un poco de Hegel puede ayudar mucho a responder a tales preguntas. En la Fenomenología del Espíritu, Hegel describe la dialéctica de amo y siervo, dos “autoconciencias” encerradas en una lucha de vida o muerte. Si cada uno está dispuesto a arriesgar su propia vida para ganar, y si ambos persisten en esto, no hay ganador: uno muere, y el sobreviviente ya no tiene a nadie que reconozca su propia existencia. La implicación es que toda la historia y la cultura descansan en un compromiso fundacional: en la confrontación cara a cara, un lado (el futuro sirviente) “aparta los ojos”, no dispuesto a ir al final.

Pero Hegel se apresuraría a señalar que no puede haber un compromiso final o duradero entre los estados. Las relaciones entre los estados-nación soberanos están permanentemente bajo la sombra de una guerra potencial, y cada época de paz no es más que un armisticio temporal. Cada estado disciplina y educa a sus propios miembros y garantiza la paz cívica entre ellos, y este proceso produce una ética que en última instancia exige actos de heroísmo: una disposición a sacrificar la vida por el país. Las relaciones salvajes y bárbaras entre los estados sirven así como la base de la vida ética dentro de los estados.

Corea del Norte representa el ejemplo más claro de esta lógica, pero también hay señales de que China se está moviendo en la misma dirección. Según amigos en China (que deben permanecer sin nombre), muchos autores en revistas militares chinas ahora se quejan de que el ejército chino no ha tenido una guerra real para probar su capacidad de combate. Mientras que Estados Unidos está probando permanentemente a su ejército en lugares como Irak, China no lo ha hecho desde su fallida intervención en Vietnam en 1979.

Al mismo tiempo, los medios oficiales chinos han comenzado a insinuar más abiertamente que, dado que la perspectiva de la integración pacífica de Taiwán en China está disminuyendo, se necesitará una “liberación” militar de la isla. Como preparación ideológica para esto, la maquinaria de propaganda china ha instado cada vez más al patriotismo nacionalista y la sospecha hacia todo lo extranjero, con frecuentes acusaciones de que Estados Unidos está ansioso por ir a la guerra por Taiwán. El otoño pasado, las autoridades chinas aconsejaron al público que se abasteciera de suficientes suministros para sobrevivir durante dos meses “por si acaso”. Fue una extraña advertencia que muchos percibieron como un anuncio de guerra inminente.

Esta tendencia va directamente en contra de la urgente necesidad de civilizar nuestras civilizaciones y establecer un nuevo modo de relacionarse con nuestro entorno. Necesitamos solidaridad universal y cooperación entre todas las comunidades humanas, pero este objetivo se hace mucho más difícil por el aumento de la violencia sectaria religiosa y étnica “heroica” y la disposición a sacrificarse a sí mismo (y al mundo) por la causa específica de uno. En 2017, el filósofo francés Alain Badiou señaló que los contornos de una guerra futura ya son discernibles. Él previó

“… los Estados Unidos y su grupo occidental-japonés por un lado, China y Rusia por el otro lado, armas atómicas por todas partes. No podemos dejar de recordar la declaración de Lenin: “O la revolución impedirá la guerra o la guerra desencadenará la revolución”. Así es como podemos definir la ambición máxima del trabajo político por venir: por primera vez en la historia, la primera hipótesis -la revolución impedirá la guerra- debe realizarse a sí misma, y no la segunda: una guerra desencadenará la revolución. Es efectivamente la segunda hipótesis que se materializó en Rusia en el contexto de la Primera Guerra Mundial, y en China en el contexto de la segunda. ¡Pero a qué precio! ¡Y con qué consecuencias a largo plazo!”

LOS LÍMITES DE LA REALPOLITIK

Civilizar nuestras civilizaciones requerirá un cambio social radical, una revolución, de hecho. Pero no podemos darnos el lujo de esperar que una nueva guerra la desencadene. El resultado mucho más probable es el fin de la civilización tal como la conocemos, con los sobrevivientes (si los hay) organizados en pequeños grupos autoritarios. No debemos hacernos ilusiones: en algún sentido básico, la Tercera Guerra Mundial ya ha comenzado, aunque por ahora todavía se está luchando principalmente a través de representantes.

Los llamamientos abstractos a la paz no son suficientes. “Paz” no es un término que nos permita establecer la distinción política clave que necesitamos. Los ocupantes siempre quieren sinceramente la paz en el territorio que poseen. La Alemania nazi quería la paz en la Francia ocupada, Israel quiere la paz en la Cisjordania ocupada y el presidente ruso Vladimir Putin quiere la paz en Ucrania. Por eso, como dijo una vez el filósofo Étienne Balibar, “el pacifismo no es una opción”. La única manera de prevenir otra Gran Guerra es evitando el tipo de “paz” que requiere constantes guerras locales para su mantenimiento.

¿En quién podemos confiar en estas condiciones? ¿Debemos depositar nuestra confianza en artistas y pensadores, o en practicantes pragmáticos de la realpolitik? El problema con los artistas y pensadores es que ellos también pueden sentar las bases para la guerra. Recordemos el verso apropiado de William Butler Yeats: “He extendido mis sueños bajo tus pies, / Camina suavemente porque pisas mis sueños”. Deberíamos aplicar estas líneas a los propios poetas. Cuando difunden sus sueños bajo nuestros pies, deben difundirlos cuidadosamente porque las personas reales los leerán y actuarán en consecuencia. Recordemos que el mismo Yeats coqueteó continuamente con el fascismo, llegando incluso a expresar su aprobación de las leyes antisemitas de Nuremberg de Alemania en agosto de 1938.

La reputación de Platón sufre debido a su afirmación de que los poetas deben ser expulsados de la ciudad. Sin embargo, este es un consejo bastante sensato, a juzgar por la experiencia de las últimas décadas, cuando el pretexto para la limpieza étnica ha sido preparado por poetas y “pensadores” como el ideólogo de la casa de Putin, Aleksandr Dugin. Ya no hay limpieza étnica sin poesía, porque vivimos en una época que supuestamente es post-ideológica. Dado que las grandes causas seculares ya no tienen la fuerza para movilizar a la gente para la violencia masiva, se necesita un motivo sagrado más amplio. La religión o la pertenencia étnica cumplen este papel perfectamente (los ateos patológicos que cometen asesinatos en masa por placer son raras excepciones).

Realpolitik no es mejor guía. Se ha convertido en una mera coartada para la ideología, que a menudo evoca alguna dimensión oculta detrás del velo de las apariencias para oscurecer el crimen que se está cometiendo abiertamente. Esta doble mistificación a menudo se anuncia describiendo una situación como “compleja”. Un hecho obvio, por ejemplo, un caso de brutal agresión militar, se relativiza evocando un “trasfondo mucho más complejo”. El acto de agresión es realmente un acto de defensa.

Esto es exactamente lo que está sucediendo hoy. Rusia obviamente atacó a Ucrania, y obviamente está atacando a civiles y desplazando a millones. Y, sin embargo, los comentaristas y expertos están buscando ansiosamente la “complejidad” detrás de esto.

Hay complejidad, por supuesto. Pero eso no cambia el hecho básico de que Rusia lo hizo. Nuestro error fue que no interpretamos las amenazas de Putin literalmente lo suficiente; pensamos que solo estaba jugando un juego de manipulación estratégica y arriesgado. Uno recuerda el famoso chiste que cita Sigmund Freud:

“Dos judíos se encontraron en un vagón de ferrocarril en una estación de Galicia. ‘ ¿A dónde vas?’, preguntó uno. “A Cracovia”, fue la respuesta. “¡Qué mentiroso eres!”, estalló el otro. “Si dices que vas a Cracovia, quieres que crea que vas a Lemberg. Pero sé que, de hecho, vas a Cracovia. Entonces, ¿por qué me mientes?'”

Cuando Putin anunció una intervención militar, no lo tomamos literalmente cuando dijo que quería pacificar y “desnazificar” Ucrania. En cambio, el reproche de los estrategas “profundos” decepcionados equivale a: “¿Por qué me dijiste que vas a ocupar Lviv cuando realmente quieres ocupar Lviv?”

Esta doble mistificación expone el fin de la realpolitik. Como regla general, la realpolitik se opone a la ingenuidad de vincular la diplomacia y la política exterior a (la versión de uno de) principios morales o políticos. Sin embargo, en la situación actual, es la realpolitik la que es ingenua. Es ingenuo suponer que el otro lado, el enemigo, también apunta a un acuerdo pragmático limitado.

FUERZA Y LIBERTAD

Durante la Guerra Fría, las reglas del comportamiento de las superpotencias estaban claramente delineadas por la doctrina de la destrucción mutua asegurada (MAD). Cada superpotencia podría estar segura de que si decidiera lanzar un ataque nuclear, la otra parte respondería con toda su fuerza destructiva. Como resultado, ninguna de las partes comenzó una guerra con la otra.

Por el contrario, cuando Kim Jong-un de Corea del Norte habla de asestar un golpe devastador a los Estados Unidos, uno no puede dejar de preguntarse dónde ve su propia posición. Habla como si no supiera que su país, incluido él mismo, sería destruido. Es como si estuviera jugando un juego completamente diferente llamado NUTS (Nuclear Utilization Target Selection), por el cual las capacidades nucleares del enemigo pueden ser destruidas quirúrgicamente antes de que pueda contraatacar.

En las últimas décadas, incluso los Estados Unidos han oscilado entre MAD y NUTS. Aunque actúa como si siguiera confiando en la lógica MAD en sus relaciones con Rusia y China, ocasionalmente se ha visto tentado a seguir una estrategia NUTS frente a Irán y Corea del Norte. Con sus insinuaciones sobre la posibilidad de lanzar un ataque nuclear táctico, Putin sigue el mismo razonamiento. El hecho mismo de que dos estrategias directamente contradictorias sean movilizadas simultáneamente por la misma superpotencia atestigua el carácter de fantasía de todo.

Desafortunadamente para el resto de nosotros, maDness está pasado de moda. Las superpotencias se están probando cada vez más entre sí, experimentando con el uso de proxies mientras intentan imponer su propia versión de las reglas globales. El 5 de marzo, Putin calificó las sanciones impuestas a Rusia como el “equivalente a una declaración de guerra”. Pero ha declarado repetidamente desde entonces que el intercambio económico con Occidente debe continuar, enfatizando que Rusia mantiene sus compromisos financieros y continúa entregando hidrocarburos a Europa Occidental.

En otras palabras, Putin está tratando de imponer un nuevo modelo de relaciones internacionales. En lugar de una guerra fría, debería haber una paz caliente: un estado de guerra híbrida permanente en el que se declaren intervenciones militares bajo el disfraz de misiones humanitarias y de mantenimiento de la paz.

Por lo tanto, el 15 de febrero, la Duma rusa (parlamento) emitió una declaración expresando “su apoyo inequívoco y consolidado a las medidas humanitarias adecuadas destinadas a brindar apoyo a los residentes de ciertas áreas de las regiones de Donetsk y Lugansk de Ucrania que han expresado su deseo de hablar y escribir en idioma ruso, que desean que se respete la libertad de religión, y que no apoyan las acciones de las autoridades ucranianas que violan sus derechos y libertades”.

¿Con qué frecuencia en el pasado hemos escuchado argumentos similares para las intervenciones lideradas por Estados Unidos en América Latina o el Medio Oriente y el Norte de África? Mientras Rusia bombardea ciudades y bombardea salas de maternidad en Ucrania, el comercio internacional debe continuar. Fuera de Ucrania, la vida normal debería continuar. Eso es lo que significa tener una paz mundial permanente sostenida por intervenciones interminables de mantenimiento de la paz en partes aisladas del mundo.

¿Puede alguien ser libre en tal situación? Siguiendo a Hegel, debemos hacer una distinción entre libertad abstracta y concreta, que corresponden a nuestras nociones de libertad y libertad. La libertad abstracta es la capacidad de hacer lo que uno quiere independientemente de las reglas y costumbres sociales; la libertad concreta es la libertad conferida y sostenida por las normas y costumbres. Puedo caminar libremente por una calle concurrida solo cuando puedo estar razonablemente seguro de que otros en la calle se comportarán de manera civilizada hacia mí, que los conductores obedecerán las reglas de tráfico y que otros peatones no me robarán.

Pero hay momentos de crisis en los que la libertad abstracta debe intervenir. En diciembre de 1944, Jean-Paul Sartre escribió: “Nunca fuimos más libres que bajo la ocupación alemana. Habíamos perdido todos nuestros derechos y, en primer lugar, nuestro derecho a hablar. Nos insultaron a la cara. … Y por eso la Resistencia era una verdadera democracia; para el soldado, como para su superior, el mismo peligro, la misma soledad, la misma responsabilidad, la misma libertad absoluta dentro de la disciplina”.

Sartre describía la libertad, no la libertad. La libertad es lo que se estableció cuando regresó la normalidad de la posguerra. En Ucrania hoy, aquellos que están luchando contra la invasión rusa son libres y están luchando por la libertad. Pero esto plantea la cuestión de cuánto tiempo puede durar la distinción. ¿Qué sucede si millones de personas más deciden que deben violar libremente las reglas para proteger su libertad? ¿No es esto lo que llevó a una turba trumpiana a invadir el Capitolio de los Estados Unidos el 6 de enero de 2021?

EL JUEGO NO TAN BUENO

Todavía nos falta una palabra adecuada para el mundo de hoy. Por su parte, la filósofa Catherine Malabou cree que estamos presenciando el comienzo del “giro anarquista” del capitalismo: “¿De qué otra manera vamos a describir fenómenos como las monedas descentralizadas, el fin del monopolio del Estado, la obsolescencia del papel mediador desempeñado por los bancos y la descentralización de los intercambios y las transacciones?”

Esos fenómenos pueden sonar atractivos, pero con la desaparición gradual del monopolio del estado, los límites impuestos por el estado a la explotación y dominación despiadadas también desaparecerán. Si bien el anarcocapitalismo apunta a la transparencia, también “autoriza simultáneamente el uso a gran escala pero opaco de los datos, la web oscura y la fabricación de información”.

Para evitar este descenso al caos, observa Malabou, las políticas siguen cada vez más un camino de “evolución fascista… con la excesiva seguridad y la acumulación militar que lo acompaña. Tales fenómenos no contradicen un impulso hacia el anarquismo. Más bien, indican precisamente la desaparición del Estado, que, una vez eliminada su función social, expresa la obsolescencia de su fuerza mediante el uso de la violencia. El ultranacionalismo señala así la agonía mortal de la autoridad nacional”.

Visto en estos términos, la situación en Ucrania no es un estado-nación atacando a otro estado-nación. Más bien, Ucrania está siendo atacada como una entidad cuya identidad étnica es negada por el agresor. La invasión se justifica en términos de esferas geopolíticas de influencia (que a menudo se extienden mucho más allá de las esferas étnicas, como en el caso de Siria). Rusia se niega a usar la palabra “guerra” para su “operación militar especial” no solo para minimizar la brutalidad de su intervención, sino sobre todo para dejar en claro que la guerra en el viejo sentido de un conflicto armado entre estados-nación no se aplica.

El Kremlin quiere que creamos que simplemente está asegurando la “paz” en lo que considera su esfera geopolítica de influencia. De hecho, también está interviniendo ya a través de sus representantes en Bosnia y Kosovo. El 17 de marzo, el embajador ruso en Bosnia, Igor Kalabukhov, explicó que, “Si [Bosnia] decide ser miembro de cualquier alianza [como la OTAN], eso es un asunto interno. Nuestra respuesta es otra cosa. El ejemplo de Ucrania muestra lo que esperamos. Si hay alguna amenaza, responderemos”.

Además, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, ha llegado a sugerir que la única solución integral sería desmilitarizar toda Europa, con Rusia con su ejército manteniendo la paz a través de intervenciones humanitarias ocasionales. Ideas similares abundan en la prensa rusa. Como explica el comentarista político Dmitry Evstafiev en una entrevista reciente con una publicación croata: “Nace una nueva Rusia que te hace saber claramente que no te percibe a ti, Europa, como un socio. Rusia tiene tres socios: Estados Unidos, China e India. Ustedes son para nosotros un trofeo que se repartirá entre nosotros y los estadounidenses. Todavía no entendiste esto, aunque nos estamos acercando a esto”.

Dugin, el filósofo de la corte de Putin, basa la postura del Kremlin en una versión extraña del relativismo historicista. En 2016, dijo::

“La posmodernidad muestra que toda supuesta verdad es una cuestión de creer. Así que creemos en lo que hacemos, creemos en lo que decimos. Y esa es la única manera de definir la verdad. Así que tenemos nuestra verdad rusa especial que debes aceptar…. Si Estados Unidos no quiere comenzar una guerra, debe reconocer que Estados Unidos ya no es un maestro único. Y [con] la situación en Siria y Ucrania, Rusia dice: ‘No, ya no eres el jefe’. Esa es la cuestión de quién gobierna el mundo. Sólo la guerra podía decidir realmente”.

Esto plantea una pregunta obvia: ¿Qué pasa con el pueblo de Siria y Ucrania? ¿No pueden elegir también su verdad y creencia, o son solo un patio de recreo , o campo de batalla – de los grandes “jefes”? El Kremlin diría que no cuentan en la gran división de poder. Dentro de las cuatro esferas de influencia, sólo hay intervenciones de mantenimiento de la paz. La guerra propiamente dicha ocurre solo cuando los cuatro grandes jefes no pueden ponerse de acuerdo sobre las fronteras de sus esferas, como en el caso de las reclamaciones de China sobre Taiwán y el Mar del Sur de China.

UNA NUEVA NO ALINEACIÓN

Pero si podemos ser movilizados solo por la amenaza de la guerra, no por la amenaza a nuestro medio ambiente, la libertad que obtendremos si nuestro lado gana puede no valer la pena tenerla. Nos enfrentamos a una elección imposible: si hacemos concesiones para mantener la paz, estamos alimentando el expansionismo ruso, que solo una “desmilitarización” de toda Europa satisfará. Pero si respaldamos la confrontación total, corremos el alto riesgo de precipitar una nueva guerra mundial. La única solución real es cambiar la lente a través de la cual percibimos la situación.

Mientras que el orden liberal-capitalista global obviamente se está acercando a una crisis en muchos niveles, la guerra en Ucrania se está simplificando falsa y peligrosamente. Los problemas globales como el cambio climático no juegan ningún papel en la manida narrativa de un choque entre países bárbaros-totalitarios y el Occidente civilizado y libre. Y, sin embargo, las nuevas guerras y los conflictos de las grandes potencias también son reacciones a tales problemas. Si el problema es la supervivencia en un planeta en problemas, uno debe asegurar una posición más fuerte que otros. Lejos de ser el momento de aclarar la verdad, y cuando el antagonismo básico queda al descubierto, la crisis actual es un momento de profundo engaño.2

Si bien debemos apoyar firmemente a Ucrania, debemos evitar la fascinación por la guerra que claramente se ha apoderado de la imaginación de aquellos que están presionando por una confrontación abierta con Rusia. Se necesita algo así como un nuevo movimiento de países no alineados, no en el sentido de que los países deben ser neutrales en la guerra en curso, sino en el sentido de que debemos cuestionar toda la noción del “choque de civilizaciones”. 1

Según Samuel Huntington, quien acuñó el término, el escenario para un choque de civilizaciones se estableció al final de la Guerra Fría, cuando la “cortina de hierro de la ideología” fue reemplazada por la “cortina de terciopelo de la cultura”. A primera vista, esta visión oscura puede parecer lo opuesto a la tesis del fin de la historia presentada por Francis Fukuyama en respuesta al colapso del comunismo en Europa. ¿Qué podría ser más diferente de la idea pseudo-hegeliana de Fukuyama de que el mejor orden social posible que la humanidad podría idear finalmente se había revelado como la democracia liberal capitalista?

Ahora podemos ver que las dos visiones son totalmente compatibles: el “choque de civilizaciones” es la política que viene al “final de la historia”. Los conflictos étnicos y religiosos son la forma de lucha que encaja con el capitalismo global. En una era de “post-política”, cuando la política propiamente dicha es reemplazada gradualmente por una administración social experta, las únicas fuentes legítimas de conflicto que quedan son culturales (étnicas, religiosas). El aumento de la violencia “irracional” se deriva de la despolitización de nuestras sociedades.

Dentro de este horizonte limitado, es cierto que la única alternativa a la guerra es una coexistencia pacífica de civilizaciones (de diferentes “verdades”, como dijo Dugin, o, para usar un término más popular hoy, de diferentes “formas de vida”). La implicación es que los matrimonios forzados, la homofobia o la violación de mujeres que se atreven a salir en público solas son tolerables si ocurren en otro país, siempre y cuando ese país esté plenamente integrado en el mercado global.

La nueva no alineación debe ampliar el horizonte reconociendo que nuestra lucha debe ser global, y aconsejando contra la rusofobia a toda costa. Debemos ofrecer nuestro apoyo a aquellos dentro de Rusia que están protestando por la invasión. No son una camarilla abstracta de internacionalistas; son los verdaderos patriotas rusos, las personas que realmente aman a su país y se han avergonzado profundamente de él desde el 24 de febrero. No hay dicho moralmente más repulsivo y políticamente peligroso que “Mi país, correcto o incorrecto”. Desafortunadamente, la primera víctima de la guerra de Ucrania ha sido la universalidad.

Por SLAVOJ ŽIŽEK

Comparte este artículo

las últimas noticias internacionales

Suscríbete a GlobalMX